Our Recent Posts

Archive

Tags

Conversatorio: "La influencia de los alemanes en Colombia"


Barranquilla es reconocida por ser la "puerta de oro" de Colombia, la ciudad que permitió la entrada del avance y la tecnología al conectar al país con el mundo a través de su puerto. Adelantos como la radio, la televisión, el ferrocarril, la navegación fluvial, la aviación, entre otras cosas, entregaron por ese lugar. Un lugar privilegiado debido a su cercanía al río Magdalena y el mar Caribe.


Muchos años atrás, personas visionarias vieron en este panorama una oportunidad de crecimiento; por esta razón decidieron invertir en aquellas empresas que le apostaran al desarrollo.


Al mirar hacia el pasado podemos notar que varios de estos visionarios, eran ciudadanos Alemanes, de hecho, la importancia de estos es tanta, que se puede encontrar inversiones de estos en todos los sectores que serían vitales para el crecimiento de la economía. La influencia de Alemania en la historia de Colombia es notoria.


Álvaro Mendoza, realizó una reconstrucción de la historia e influencia de los alemanes en Colombia; la empresas e investigaciones que estos realizaron en el país, tomando como base el Manual de Navegante del Capitán Julio Acosta; ya que en este se detallaron las compañías que funcionaban en ese momento.


Uno de los lugares donde se nota el aporte es en el sector fluvial.


El primer alemán destacado fue Juan Bernardo Elbers (1776- 1853). Este tenía grandes aspiraciones, por lo que en la búsqueda de la concesión de privilegios, se comprometió con el gobierno Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander en poner a navegar el primer barco en 1824, traer todos los barcos que fueran necesarios, construir un terminal fluvial lo más cerca a Honda, construir un camino de carreta entre el terminal de Honda y Bogotá, transportar el correo nacional, abrir un canal desde cartagena hasta el río magdalena, entre otras cosas. Lastimosamente, Elbers no tomó en cuenta que las condiciones del país no eran propicias y había un monopolio en el mercado en ese momento. Todo esto haría que sus promesas se vieran truncadas y debido al incumplimiento de las cláusulas, los privilegios de este fueran removidos.


Entre los vapores que la compañía Elbers alcanzó a adquirir estaban El Santander, Gran Bolívar, Fidelidad, Susana y Bogotá. Fidelidad, fue el primer vapor en surcar el río Magdalena; de este se esperaban grandes cosas, desgraciadamente, debido a su profundidad de calado, este no fue óptimo para navegar el río y tuvo que ser removido. Por otro lado, Susana, tenía las medidas adecuadas, pero debido que al momento de su llegada Elbers se encontraba mal económicamente, este nunca pudo ser usado.